5 BioMascarillas para el cuidado facial

El aceite de oliva virgen extra (AOVE) es un derivado de la aceituna (olivo) y aporta significativos beneficios para la salud, tal y como afirma el informe realizado por el National Institutes of Health.

Se obtiene a través de la presión en frío del fruto del olivo (aceituna) y, dado que este método conserva la totalidad de sus propiedades, este “oro líquido” es altamente saludable y ha sido usado por el Ser Humano.

Se han catalogado registros históricos desde las primeras civilizaciones que habitaron la cuenca mediterránea, (4.800 a A.C.) tanto del árbol, su fruto, como de la infinidad de usos derivados del aceite.

Gracias a su alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico) y poliinsaturados (ácido linoleico). Eleva los niveles de colesterol HDL (bueno) Disminuye el colesterol LDL-c (colesterol malo). Beneficia el control de la hipertensión arterial, concentra importantes cantidades de omega 3 y vitamina E, cuya absorción previene el envejecimiento prematuro causado por el estrés oxidativo, entre otras muchas cualidades beneficiosas para mantener una dieta saludable.

Su uso en biocosmética.

El aceite de oliva (AOVE de Castillo de Canena) aporta otros importantes beneficios, por su alto contenido de nutrientes esenciales para el cuidado y protección de nuestra piel. Las biomascarillas con aceite de oliva se han usado como ingrediente principal de los rituales secretos de belleza y salud corporal desde el antiguo Egipto hasta nuestros días. Son unas “perfectas” aliadas para nuestro rostro.

Como sabemos que muchas desean aprovecharlo os vamos a compartir la receta de 5 interesantes biomascarillas. Te encantarán y , tras usarlas, ¡lo notarán (te lo dirán)!

1.Biomascarilla con aceite de oliva y miel

La combinación de aceite de oliva con miel de abejas nos brinda una biomascarilla multivitamínica. Por sus compuestos hidratantes, ayudan a contrarrestar la sequedad y las imperfecciones causadas por las toxinas. Ambos ingredientes son suaves para las pieles sensibles. Según el estudio de la Universidad de  la Frontera (Chile), la miel cuenta con propiedades hidratantes y cicatrizantes, lo que la hace más que recomendable.

Ingredientes:

2 cucharadas de aceite de oliva (32g)- 1 cucharada de miel de abejas (25g)

Preparación:

Primero, incorpora los dos ingredientes en un recipiente, y mézclalos hasta obtener un producto homogéneo. Luego, limpia el rostro y aplícate la biomascarilla hasta cubrirlo con una fina capa del producto. Después, deja que actúe durante 30 minutos y enjuaga. Finalmente, repite su uso 2 o 3 veces a la semana.

2. Biomascarilla de aceite de oliva y coco

Los ácidos grasos del aceite de oliva se unen con los antioxidantes del aceite de coco. Así, obtenemos unas biomascarillas con aceite de oliva, 100% natural, con efecto antienvejecimiento, según afirma el estudio realizado por la Universidad Chang Gung (Taiwán) y del profesor Juan Luis Santiago de la Universidad de Ciudad Real (España) Estos nutrientes ayudan a conservar la firmeza de la piel y, a su vez, crean una barrera protectora contra las agresiones causadas por el sol y los radicales libres.

Ingredientes:

2 cucharadas de aceite de oliva (32g)- 1 cucharada de aceite de coco (15g)

Preparación:

Primero, mezcla el aceite de oliva con el aceite de coco y, tras obtener una crema homogénea, aplícala sobre las áreas de la piel que desees. Después, deja que se absorba por completo, sin enjuagar, para que sus activos actúen toda la noche. Por último, repite su uso, por lo menos, 3 veces a la semana.

3.Biomascarilla de aceite de oliva y avena

La biomascarilla de aceite de oliva y avena es un exfoliante natural que remueve las células muertas y otras impurezas que se adhieren a los poros. Su aplicación reduce la aparición de puntos negros y espinillas, dejando el cutis con una textura suave y humectada.

Ingredientes:

2 cucharadas de aceite de oliva (32g)- 1 cucharada de harina de avena (10g)

Preparación:

En primer lugar, incorpora los dos ingredientes en un recipiente y mézclalos hasta obtener una pasta espesa. A continuación, frota el producto por todo el rostro y déjalo actuar 20 minutos. Finalmente, enjuaga con agua tibia y repite su uso 2 veces a la semana.

4. Biomascarilla de aceite de oliva y aguacate

La clásica biomascarilla de pulpa de aguacate y aceite de oliva continua vigente como un producto natural para hidratar y repara la piel. Su alto contenido de ácidos grasos, vitamina E y otros poderosos antioxidantes ayuda a acelerar el proceso de regeneración celular. Las células de la piel están condicionadas a la actividad mitocondrial, que se encarga de producir la energía necesaria para realizar funciones tan importantes como la replicación del ADN, la síntesis de proteínas, la eliminación de radicales libres o la proliferación celular, entre otras muchas actividades. A medida que envejecemos, condicionantes como la contaminación ambiental y el estrés oxidativo afectan considerablemente la mitocondria, disminuyendo la producción de energía necesaria para la producción celular y, en consecuencia, aumentando la muerte celular y el envejecimiento de la piel tal y como afirma el estudio de la Universidad de Granada (España). Uno de los centros universitarios más avanzados del mundo en el estudio de la piel, su cuidado y en la fabricación de piel artificial.

Ingredientes:

1 aguacate maduro- 1 cucharada de aceite de oliva (16g)

Preparación:

Primero, tritura la pulpa de un aguacate maduro y mézclala con una cucharada de aceite de oliva. Luego, tras obtener una pasta cremosa, aplícala por todo el rostro y, si gustas, sobre el cuello y el escote. A continuación, deja que actúe durante 30 minutos y enjuaga con agua templada. Por último, repite su aplicación 2 veces a la semana.

5. Biomascarilla de aceite de oliva y clara de huevo

La combinación de aceite de oliva con clara de huevo nos da como resultado unas biomascarillas, reafirmantes y reparadoras que, gracias a sus nutrientes, revitalizan las pieles opacas y flácidas. Así lo afirma la investigación realizada con membrana de huevo soluble en agua de la Universidad de Duke (Estados Unidos).

Ingredientes:

1 clara de huevo- 1 cucharada de aceite de oliva (16g)

Preparación:

En primer lugar, bate la clara de huevo y mézclala con el aceite de oliva. Luego, extiende la biomascarilla por todo el rostro y déjala actuar de 30 a 40 minutos. Después, enjuaga con agua tibia y realiza suaves movimientos circulares para facilitar su eliminación. Por último, úsala 2 o 3 veces a la semana.

Como puedes ver, preparar tus propias biomascarillas con aceite de oliva, como tratamientos de belleza, es muy fácil y económico. Elige la biomascarilla que más te guste y úsala de forma regular para disfrutar todas sus bondades para la piel. Y recuerda “siempre” consultar con tu dermatólogo para saber tu tipo de piel y cuánto de beneficiosos pueden ser estos refrescantes tratamientos de biocosmética natural. No todas las pieles absorben y reaccionan de la misma manera, a los nutrientes del aceite de oliva, sus derivados o sus combinaciones con otros productos naturales. Ante todo, la seguridad y la salud.

Fuentes consultadas:

https://dicelaclau.cl/secretos-de-belleza-del-antiguo-egipto/

https://es.scribd.com/document/6990320/Estudio-Estrategia-Miel-UFRO                        https://unisima.com/salud/aceite-oliva/  http://www.ugr.es/~maleixan/index_archivos/documentacion/Envejecimiento%20II.pdf 

https://canal.ugr.es/noticia/cientificos-de-la-ugr-construyen-nuevos-modelos-de-piel-artificial-con-celulas-madre-de-distintos-tejidos-para-uso-inmediato-en-grandes-quemados/                                                https://mejorconsalud.as.com/5-mascarillas-aceite-oliva-consentir-piel-casa/CarolinaBetancourth 

https://www.castillalamancha.es/actualidad/notasdeprensa/las-investigaciones-en-ciencia-dermatol%C3%B3gica-del-hospital-general-universitario-de-ciudad-real

www.esenciasgastronomicas.es  

Artículos relacionados (por etiqueta)